ASPAPROS

Nuestra Historia

Nuestros Orígenes

En el año 1.964, un grupo de padres que tenían una problemática común, debido a la minusvalía que presentaban sus hijos y a la carencia de atención por parte de la administración, deciden solicitar al Ayuntamiento de Murcia un viejo local ubicado en el Paseo del Malecón y a la antigua Delegación de Educación y Ciencia, los Maestros de Enseñanza Primaria necesarios (en principio fueron 3) para poder atender las necesidades educativas que precisaban sus hijos. El día 16 de Noviembre de 1.965 se constituyó la  Asociación   de  Padres   y     Protectores   de    Minusválidos   Psíquicos (A.S.P.A.P.R.O.S),  aprobándose sus Estatutos por Resolución del Excmo. Gobernador Civil de la Provincia  de Murcia con el número  15.

En el año 1.969, ante la demanda de plazas, hubo que cambiar la ubicación a unos locales más amplios, para lo cual el Obispado cedió el convento de las monjas ubicado en San Antón. En el año 1.974 el centro se desplazó a la Fuensanta (seminario menor), y en el año 1.975 habiendo alcanzado la mayoría de edad un grupo de alumnos, se iniciaron los primeros talleres para personas con discapacidad intelectual en Guadalupe, en el Convento de los Jerónimos. Tendría que llegar el año 1.977 para que los centros dependientes de Aspapros (colegio y talleres) se ubicaran en sus actuales dependencias en Molina de Segura.

Entre tanto, al amparo y tutela de Aspapros, fueron naciendo nuevas asociaciones en Cartagena, Jumilla y Yecla.

 Aspapros fue declarada de utilidad pública en el Consejo de Ministros con fecha 20 de Febrero de 1.970 e inscrita en el Registro del INSERSO con el número  329.

La finalidad de la Asociación siempre ha sido: el fomento de la asistencia, la recuperación personal, la formación y la tutela protectora del disminuido psíquico, así como la rehabilitación de los ambientes familiares. Promoción de estudios e investigación, creación y mejora de centros de formación personal y formación profesional para los disminuidos psíquicos. Y la promoción y la protección del empleo.

En el año 1.986, ante la creciente demanda de usuarios para talleres, Aspapros cede al Ministerio de Educación y Ciencia unos terrenos en Churra para la construcción de un Centro de Educación Especial (el actual Centro Pérez Urruti), donde pudieran seguir recibiendo formación los alumnos en edad escolar de Aspapros, desapareciendo el Centro de Educación Especial y potenciando los talleres.